Hospital de Viena en el que estudió Freud su carrera.

Hospital de Viena en el que estudió Freud

LAS FOBIAS EN LA PSIQUIATRÍA CLÁSICA
QUE ESTUDIA EL JOVEN FREUD

Tras el descubrimiento del sistema nervioso en el siglo XVIII, Cullen introduce el término neurosis en 1777 para referirse a las afecciones de dicho sistema, y algo más de medio siglo después, en 1845, Feuchtersleben propone el término psicosis para designar las enfermedades mentales. Por tanto, en la psiquiatría clásica que estudia Freud durante sus años de formación universitaria, todas las psicosis eran neurosis (todas las enfermedades mentales implicaban alguna afección del sistema nervioso), pero no todas las neurosis eran psicosis, ya que por ejemplo en la histeria lo que se tenía en consideración eran sus síntomas somáticos.(9)

Mientras Charcot, Bernheim y otros trabajaban en Europa con sus pacientes histéricas, probablemente fue el norteamericano Beard, en un artículo de 1869 que por entonces pasó casi desapercibido para la comunidad médica, el primero que incluyó a las fobias y a los miedos mórbidos dentro de una nueva entidad clínica que denominó con el nombre de “neurastenia”. Pero no es hasta 1880, cuando publica su “Tratado”, que ya se difunde rápido entre los psiquiatras de Nueva York y pronto también llega a Europa esta noción que Beard caracteriza por la debilidad nerviosa y los síntomas de depresión, de astenia psíquica y muscular, de miedos mórbidos y “fobias”.(10)

Antes de esa última fecha, en 1878, otro psiquiatra, Westphal, se ocupa por vez primera directamente de estos miedos al proponer el término de “agorafobia” para una enfermedad que describe como de angustia y de terror a los espacios abiertos. Además, define la fobia como “el miedo a tener miedo” y establece su patrón de comparación y medida en el “síndrome obsesivo”.

Muy pronto, el mismo Beard antes citado y otros diversos psiquiatras, como Galineau y Ball, comenzarán a caracterizar la larga lista de tipos de fobias que a partir de ahí se irán distinguiendo (topofobia, xenofobia, claustrofobia, etc.). No obstante, de la psiquiatría clásica sólo nos resulta ya de interés citar a uno de los seguidores de Westphal, Legrand de Saulle, por la detallada descripción que realiza de una de sus pacientes agorafóbicas, de la cual lo que más llama la atención es el parecido que podemos observar con las descripciones que en la actualidad, más de un siglo después, se siguen encontrando en el DSM-IV.

Resumiendo, en la psiquiatría clásica contemporánea al joven Freud, dentro de la categoría de las neurosis se encuadran tanto la histeria como la neurastenia, y consiguientemente también las fobias, pero habitualmente con el rango de un síntoma más que suele aparecer tanto en una como en otra.

© ANTONIO SALVATIERRA

CITAS:

(9) Véase Mazzuca, R., Lombardi, G. y Lajonquiere, C.: “Curso de Psicopatología IV: Primera nosología freudiana. Semiología y nosología psiquiátricas”, pág. 6. Ed. Tekné. Argentina, 1987.
(10) Véase Puig, M., y Sosa, J.: “De la psiquiatría clásica a la clínica contemporánea”, pág. 28. Documento interno de la Universidad de León.
 

Ir a INICIO Volver  Subir  Continuar