James Strachey, quien al traducir junto con su esposa Alix las obras de Freud al inglés agregó numerosas notas de interés. En este artículo, por ejemplo, señala la primera aparición del término "proyección" en relación con la paranoia.

James Strachey (1887-1967)

NUEVAS OBSERVACIONES SOBRE LAS NEUROPSICOSIS DE DEFENSA (1896)

En continuidad con los dos artículos anteriores, comienza declarando que:

“Los resultados obtenidos en estos dos últimos años de trabajo han robustecido mi inclinación a considerar la defensa como el nódulo del mecanismo psíquico de las mencionadas neurosis y me han permitido, además, proporcionar a la teoría psicológica una base clínica.”(60)

A) La etiología específica de la histeria.

Seguidamente, en el primer apartado insiste en su ya conocida tesis:

“(…) los síntomas de la histeria sólo se nos hacen comprensibles cuando nos referimos a experiencias de efectos ‘traumáticos’ o traumas psíquicos de carácter sexual.”(61)

Profundiza después en la naturaleza de estos traumas sexuales y en el período de la vida en que suceden, pero nos limitaremos a señalar, por ser lo que más concierne a nuestro tema, que en referencia a las histerias escribe:

“En todos los casos hallamos una serie de costumbres patológicas, síntomas y ‘fobias’ que sólo por medio de su referencia a tales experiencias infantiles resultan explicables, y el enlace lógico de las manifestaciones neuróticas hace imposible rechazar dichos recuerdos de la niñez, fielmente conservados.”(62)

B) Esencia y mecanismo de la neurosis obsesiva.

En el segundo apartado, hay que destacar también como una de las innovaciones fundamentales de esta publicación el que aquí comienza a teorizar sobre la represión y el retorno de lo reprimido, así como que por primera vez trata de concretar "la esencia" y el mecanismo de la "neurosis obsesiva", entidad clínica que no debemos olvidar que creó él, pero de nuevo nos ceñiremos a nuestro tema de las fobias para subrayar que cuando habla de las defensas secundarias contra las representaciones obsesivas nos dice:

“La defensa secundaria contra los afectos obsesivos da origen a una gran serie de medidas preventivas, susceptibles de transformarse en actos obsesivos. Tales medidas preventivas pueden clasificarse, según su tendencia, en los siguientes grupos: medidas de penitencia (ceremoniales molestos, observaciones de los números); de preservación (‘fobias de todas clases’, superstición, minuciosidad incremento del síntoma primario de los escrúpulos); del miedo a delatarse (colección cuidadosa de todo papel escrito, misantropía); de aturdimiento (dipsomanía). ‘Entre todos estos actos e impulsos obsesivos, corresponde a las fobias el lugar más importante’.”(63)

C) Análisis de un caso de paranoia crónica.

Desarrolla el caso de una señora de 32 años que padece una paranoia crónica, caso con el que Freud trata de demostrar que esta enfermedad es también una “neurosis de defensa” que sólo se diferencia de las demás por “un mecanismo especial de la represión”.

No nos detendremos en él porque no afecta directamente a nuestro tema, pero con lo que hemos citado de los dos apartados anteriores queda clara la importancia que, en este artículo, sigue concediendo a las fobias como síntoma tanto de las histerias como de las neurosis obsesivas, aunque continúe sin avanzar en su teorización específica.

© ANTONIO SALVATIERRA

CITAS:

(60) Freud, S.: “Nuevas observaciones sobre las psiconeurosis de defensa”, pág. 286. Ed. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Madrid, 1973.
(61) Ídem.
(62) Ídem, pág. 288.
(63) Ídem, pág. 292.

Ir a INICIO Volver   Subir   Continuar