INTRODUCCIÓN

Lo primero que conviene que recordemos es que, tal y como señala el mismo Freud en su “Introducción” a este “Análisis de la fobia de un niño de cinco años”, fue justamente tras la publicación de los “Tres ensayos”, y debido a las reacciones que dicha obra suscitó, que se decidió a buscar pruebas más directas de las teorías sobre la sexualidad infantil que acababa de exponer y que hasta entonces sólo había podido investigar a través de sus pacientes adultos.

“Con tal propósito vengo excitando hace ya tiempo a mis amigos y discípulos a reunir observaciones sobre la vida sexual infantil. Entre el material que así ha ido llegando a mi poder, adquirieron pronto importancia preponderante las observaciones relativas a Juanito. Sus padres, identificados con mis teorías, habían convenido educar a su primer hijo con el mínimo de coerción estrictamente preciso para mantener las buenas costumbres, y como el niño fue haciéndose así una criatura despierta, alegre y juiciosa, la tentativa de dejarle formarse y manifestarse sin intimidarle pudo ser continuada sin temores. En lo que sigue reproduciré a la letra las anotaciones del padre, absteniéndome, naturalmente, de toda tentativa de velar por motivos convencionales la ingenuidad y la sinceridad del infantil sujeto.”(76)

Consiguientemente, cuando empieza a recopilar estas observaciones en 1906, lo que espera poder comprobar con ello son sus hipótesis sobre las manifestaciones sexuales masturbatorias, la disposición perverso polimórfica de los niños, las pulsiones parciales, la investigación sexual infantil, los complejos de Edipo y de castración, las teorías infantiles sobre el nacimiento, las fases evolutivas de la organización sexual, etc.

Por otro lado, el padre de Juanito pertenece a su círculo de amigos de las reuniones de los miércoles, es uno de sus admiradores y, como podemos leer a lo largo de todo el texto, siempre muy dispuesto a colaborar con él; una actitud muy diferente sin duda a la de la madre que, aunque fue paciente de Freud, no se muestra en ningún momento interesada en ayudar a ninguno de los dos en su investigación, ni siquiera en seguir sus orientaciones cuando el niño enferma.

Durante el resto de la “Introducción”, Freud nos ofrece las observaciones de Juanito anteriores al desencadenamiento de la fobia con los comentarios del padre y sus propias reflexiones al respecto.

© ANTONIO SALVATIERRA

CITAS:

(76) Freud, S.: “Análisis de la fobia de un niño de cinco años (Caso Juanito)”, págs. 1365 y 1366. Ed. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Madrid, 1973.
 

Ir a INICIO Volver   Subir   Continuar