Freud en 1895, cuando escribe este texto para responder, fundamentalmente, a la crítica que del anterior le había realizado en otro artículo un tal L. Loewenfeld, psiquiatra del cual hoy en día casi no nos queda más noticia.

Freud en 1895.

CRÍTICA DE LA NEUROSIS DE ANGUSTIA (1895)

En otras publicaciones posteriores a la que acabamos de analizar vuelve Freud a referirse a las fobias, pero de todas maneras su concepto del síntoma fóbico no dejará ya de ser problemático y no recibirá ningún otro desarrollo importante hasta el caso del pequeño Hans.

Por ejemplo, en ésta que titula “Crítica de la neurosis de angustia”, reconoce así esta dificultad que encuentra aún para su teorización:

“Las fobias poseen una contextura más complicada que los ataques de angustia meramente somáticos. La angustia se encuentra enlazada en ellas al contenido de una representación o una percepción determinadas y la emergencia de este contenido psíquico es la condición principal para la de la angustia. La angustia es desarrollada entonces análogamente a como lo es la tensión sexual por el despertar de representaciones libidinosas. Pero, de todos modos, la conexión de este proceso con la teoría de la neurosis de angustia no ha quedado aún aclarada.”(52)

Por tanto, nos limitaremos a partir de ahora a resumir algunas de las elaboraciones de carácter general más fundamentales que introduce Freud antes de 1909 y que nos resultarán indispensables para la lectura del caso Hans.

© ANTONIO SALVATIERRA

CITAS:

(52) Freud, S.: “Crítica de la neurosis de angustia”, pág. 205. Ed. Biblioteca Nueva. Tercera edición. Madrid, 1973.
 

Ir a INICIO Volver   Subir   Continuar