Algunas de las antigüedades que tanto le agradó a Freud ir coleccionando durante los viajes que realizó a lo largo de su vida.

Algunas de las antigüedades de Freud. Foto de Edmund Engelman.

AUTOBIOGRAFÍA (1924-1925)

A los psicoanalistas lo que fundamentalmente nos debe interesar de Freud, o Lacan o cualquier otro autor, son sus obras, ya que es con ellas con las que aprendemos cómo analizar -tras nuestro propio análisis personal y junto con las supervisiones de las curas de nuestros primeros pacientes- y su continua relectura y estudio nos permiten perfeccionar nuestra práctica. No obstante, el conocimiento de algunos datos y detalles sobre sus vidas también nos resulta útil al menos por dos cuestiones: La primera, porque el recordar la valentía y hasta heroicidad de estos grandes personajes, la de Freud sobre todo en los tiempos en los que hubo de luchar prácticamente solo por su causa contra tantos adversarios que se opusieron al nacimiento del psicoanálisis, nos da ánimos para proseguir con nuestra labor en los momentos difíciles que se nos puedan presentar. Y la segunda, porque el descubrir sus prejuicios, incoherencias, contradicciones,… su "humanidad" en suma (porque nadie puede librarse de tener algunos, aunque por supuesto todos los psicoanalistas debemos procurarlo en la medida de lo posible a lo largo del análisis personal y con el autoanálisis), nos ayuda también a no idealizarlos ni idolatrarlos, a no cometer la incongruencia -que ellos mismos combatirían- de elevar sus hipótesis a la categoría de dogmas y convertir el psicoanálisis en una especie de nueva religión, como lamentablemente sucede con demasiada frecuencia entre los adeptos a muchas asociaciones de psicoanalistas.

Haciendo un paréntesis, en teoría dichas instituciones (precisamente Freud nos habla en este texto, entre otras cosas, de la creación de la IPA) deben tener como funciones primordiales la formación permanente de los analistas y la difusión del psicoanálisis, y quien esto escribe participó por ello durante varios años muy activamente, hace ya alrededor de dos décadas, en la organización del primer y único Congreso Internacional de Psicoanálisis que se ha celebrado en Sevilla hasta la fecha y en la fundación de la primera asociación que se creó a nivel de toda Andalucía con tales fines; pero el tiempo terminó convenciéndole de que las pugnas despiadadas por el poder dentro de este tipo de asociaciones y la nefasta "política" de algunos de sus integrantes, ávidos por acaparar pacientes y analizantes entre los analistas en formación, obcecados por defender exclusivamente en definitiva sus propios beneficios económicos y materiales a toda costa (hasta recurriendo al robo de los trabajos y la difamación de los colegas cuya competencia temen, junto con ciertos supuestos didactas dogmáticos y sectarios, auténticos canallas sostenidos por la ceguera interesada de quienes tratan de perpetuarse así en las más altas instancias de sus jerarquías), las hacen por lo general dificultar más que facilitar el desarrollo de semejantes funciones. ¿Cómo se podría detener su sombrío rumbo y encauzarlas debidamente?. Por fortuna, también suele haber entre sus miembros algunos psicoanalistas honestos que, con ese propósito, perseveran en la investigación de los textos institucionales de Lacan, y a ellos -por el bien del psicoanálisis y de cuantos lo amamos- les deseamos desde luego el mayor éxito en sus proyectos, pero ahora prosigamos nosotros con el nuestro.

En el estudio de esta "Presentación autobiográfica" de Freud, en consecuencia con lo expuesto al principio, aparte de examinar la breve referencia que hace a las fobias en el capítulo VI, haremos tan sólo algunas menciones sobre lo que escribe acerca de su vida (para cuyo mejor conocimiento recomendamos las lecturas de la ya clásica biografía de Freud que publicó Ernest Jones(281) y la más reciente de Peter Gay(282)) y aprovecharemos para revisar especialmente la manera en que esquematiza su obra en estas fechas y adelantar algunas de las cuestiones en las que irá innovando y divergiendo Lacan.

© ANTONIO SALVATIERRA

CITAS:

(281) Jones, E.: "Vida y obra de Sigmund Freud". Ed. Paidós.
(282) Gay, P.: “Freud. Una vida de nuestro tiempo”. Ed. Paidós.
 

   -- Capítulo I.

   -- Capítulo II.

   -- Capítulo III.

   -- Capítulo IV.

   -- Capítulo V.

   -- Capítulo VI.

   -- Capítulo VII: Adición de 1935.

 

Ir a INICIO Volver   Subir   Continuar